Medio ambiente

En los últimos años, se han aprobado diversas leyes encaminadas a salvaguardar nuestro entorno. Las compañías integradas en ANFEVI, como sector responsable y comprometido, cumplen con todas ellas. Existen tres reglamentaciones principales que conciernen al sector vidriero en materia medioambiental:

Ley de Envases y Residuos de Envases: Transposición de la Directiva 94/62/CE cuyo objetivo es armonizar medidas nacionales sobre la gestión de envases, con la finalidad de reducir su impacto ambiental.

Desde su creación, ha demostrado gran sensibilidad ante este aspecto, no en vano fue pionera en la implantación de un sistema de reciclado que ha servido de modelo para el resto de los materiales. Un sistema colectivo de responsabilidad ampliada basado en la recogida selectiva en origen realizada por los consumidores, que ha permitido alcanzar los objetivo normativos. Sistema sobre el que se debe seguir avanzando sin introducir depósitos obligatorios que son económicamente más caros, medioambientalmente menos eficaces y mucho más engorrosos para los ciudadanos.

Por otra parte, no todas las vías que propone la Ley de Envases resuelven la problemática de igual forma. Lo lógico es priorizar los reciclados integrales, como los de vidrio, que eliminan totalmente el residuo cerrando perfectamente el círculo y por tanto su repetición indefinidamente en el tiempo.

El hecho de ser precursores en materia de reciclado, ha dado como resultado que actualmente se reciclen tres de cada cinco envases de vidrio, convirtiéndose en el material que más separan los ciudadanos. El 99,4 % de los españoles dispone de servicio de recogida de envases de vidrio, teniendo la tasa de contenerización más alta de Europa.

 
“ANFEVI integra dos conceptos de desarrollo productivo y protección medioambiental
 
 

Marco normativo de prevención y control de la contaminación a aplicar en las instalaciones

La Directiva de Emisiones Industriales revisa la Directiva IPPC manteniendo los principios fundamentales y objetivos de la misma: alto nivel de protección del medio ambiente, enfoque integral, aplicación de las mejores técnicas disponibles y contar con la preceptiva Autorización Ambiental Integrada.

En el caso del sector vidriero, tras la publicación en marzo de 2012 del documento sobre Mejores Técnicas Disponibles, las correspondientes Autorizaciones Ambientales Integradas deben ser revisadas en 2016 para incorporar los Valores Límites de Emisión que figuran en las conclusiones de dicho documento.

Para facilitar esta revisión, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha publicado en su página web una guía cuyo objetivo es, teniendo en cuenta las características de los procesos, establecer el método, la frecuencia, las condiciones y el reporte de las mediciones dentro del marco de aplicación de la normativa.

 

Marco normativo para el Comercio de Emisiones

Como consecuencia del reto del cambio climático, la respuesta internacional se ha centrado en la reducción de las emisiones de gases con efecto invernadero por su demostrada incidencia en el incremento de la temperatura y ha tomado como referencia las emisiones del año 1990.

La Directiva de Comercio de Derechos de Emisión constituye el marco normativo para la reducción de emisiones de CO2 y fija los límites para cada tipo de instalación mediante un benchmarking por sectores a nivel comunitario, en el que se tiene en cuenta el riesgo de fuga de cada industria. La última asignación abarca hasta el año 2020.

Hay tres hechos muy significativos en relación al sector de la fabricación de envases de vidrio:

El sector debería estar calificado como en riesgo de fuga ya que al peligro de deslocalización se suma el de acabar sustituido por otros materiales alternativos, lo que podría ser negativo desde una perspectiva medioambiental.

Es un sector con una actividad muy intensiva en energía con unos niveles de eficiencia energética muy próximos a su límite teórico. A pesar de ello, durante el periodo de 1990 a 2015, el índice de emisiones de CO2 por tonelada de vidrio fundido ha disminuido en torno al 28,41 %. En este contexto, el reciclado integral de envases de vidrio se convierte de nuevo en la expresión más adecuada, y tal vez la única, con la que cuenta el sector para reducir las emisiones.

Un sector que precisa de la máxima estabilidad y seguridad jurídica para su funcionamiento. En este sentido el sector del envase de vidrio es partidario de sistemas de asignación claros y no de otros muy complejos (tipo “Tiered Approach”) que produce una enorme inseguridad.