Presente en todos los hogares desde el siglo XVII

Gran parte de las inversiones de las empresas asociadas de ANFEVI se destinan a I+D+i. Las grandes áreas en las que las sociedades están trabajando se centran en:  
   Medio ambiente: la industria vidriera es paradigma de circularidad. Ahorrando agua, materias primas y energía, así como reduciendo emisiones y evitando residuos.
Automatización del proceso: aplicación de la robótica y el control de todas las variables intervinientes para incrementar la flexibilidad y la productividad.
Tecnología de fusión: disminución del consumo específico de energía mediante el aumento del casco del reciclado y el empleo de quemadores y hornos de última generación.
Área de moldeado: la estabilización y la repetitividad del proceso son claves. Las técnicas de aligeramiento han permitido la reducción del peso de envases funcionalmente iguales hasta en un 40%.
Inspección y control de calidad: los nuevos avances además de garantizar la inspección de la totalidad de los envases, mediante un sistema informático en bucle actúan sobre el origen corrigiendo las causas.
Trazabilidad: con especial énfasis en lo referente a bocas y embalajes.
Normalización de envases: la participación activa del vidrio en los organismos de normalización posibilita el perfecto ajuste a través de toda la cadena de envasado, distribución y consumo.
 

La industria del vidrio trabaja conjuntamente para lograr un envase climáticamente neutro y ayudar a los países europeos a lograr sus metas de CO2

La industria vidriera se ha propuesto conseguir una gran revolución de cara a 2050, empezando desde ahora, en la manera en la que se produce el vidrio, potenciando una economía circular y climáticamente neutra. Esto asegurará el futuro del sector del envase de vidrio y los puestos de trabajo que dependen de él y de toda su cadena de valor. Las empresas que forman la industria europea de envases de vidrio (FEVE), han unido sus fuerzas para financiar y construir el primer horno híbrido, único en su categoría en términos de escala, apoyo sectorial y contexto geográfico; con el potencial de revolucionar la industria de fabricación en Europa.

Más de 125.000 personas trabajan en la cadena de valor del envase de vidrio en Europa. La industria del envase de vidrio es estratégica para la economía europea porque brinda servicio a los sectores esenciales de la alimentación, bebida y farmacia, al igual que al sector de la cosmética y la perfumería. La industria sirve a estos sectores en mercados domésticos y es un facilitador para la exportación de productos de alta gama alrededor del mundo, que en definitiva genera riqueza a nuestras economías a través del comercio.

Estamos orgullosos de producir un envase saludable, reutilizable e infinitamente reciclable en un circuito cerrado. El vidrio es un material permanente, es decir, puede ser infinitamente reciclado sin pérdida de cantidad ni de sus propiedades intrínsecas; es inerte y siempre conserva sus garantías de seguridad alimentaria sin importar las veces que se recicle.





Para apoyar una importante transición a una economía eficiente en recursos y baja en carbono, hace falta dar un paso hacia el cambio a nivel sectorial, en el que la industria se aúna para colaborar con las partes interesadas y la cadena de valor. Podemos ofrecer un envase climáticamente neutro, al tiempo que somos totalmente circulares, abordando:

 
  • El 80% de nuestras emisiones de CO2 provienen de la combustión del gas natural para fundir el vidrio. Un cambio en la tecnología de fusión de gas natural a electricidad renovable incidirá directa y positivamente sobre dichas emisiones.
  • El 20% de las emisiones de CO2 son originadas al fundir y descomponer las materias primas en el proceso de fabricación del vidrio, en el que se libera CO2. El vidrio reciclado, a diferencia de la materia prima, no libera CO2 en el horno, una mayor tasa de reciclado evita por tanto estas emisiones.
 

Nuestra primera prioridad es trabajar en las tecnologías de fusión que utilizamos. El uso de electricidad renovable en la fabricación de envases de vidrio puede, en teoría, puede reducir completamente las emisiones de CO2 en la combustión de los hornos, pero esta tecnología está actualmente limitada a hornos de pequeña escala para vidrio blanco (transparente) con limitado contenido de material reciclado. Planeamos desafiar esta realidad y ser precursores en la innovación de la fusión eléctrica en una escala comercial que admita un mayor nivel de material reciclado, y para ello, buscamos el apoyo del programa de Financiación en Innovación de la Comisión Europea de Comercio de Emisiones. 

Ardagh Group se ha prestado voluntario a liderar la coalición de 19 empresas independientes de fabricación de vidrio que financiarán y construirán un horno híbrido piloto en Obernkirchen, Alemania, para evaluar los criterios técnicos y comerciales para la fusión eléctrica a gran escala de envases de vidrio. Este rompedor programa será el primero en el mundo en su clase.

Es un proyecto sectorial. La industria del envase de vidrio se ha unido para lograrlo: las empresas implicadas suponen el 90% de la producción de envases de vidrio en Europa, fabricando más de 80 mil millones de envases anualmente.

Beneficia a toda Europa. El horno será construido en Alemania, pero el conocimiento tecnológico que se obtenga beneficiará a empresas operando en 23 países europeos para asegurar una escalabilidad rápida y uniforme.

 



Desde la industria vidriera estamos comprometidos a conseguir una transición a una economía eficiente en recursos y baja en carbono, asegurando una sostenibilidad en la producción a largo plazo. Al realizar esto, nos aseguraremos que las metas de acción y los objetivos empresariales estén alineados con los objetivos globales de las Naciones Unidas para 2030. La industria del envase de vidrio es potencialmente una de las pocas industrias intensivas en energía en contar con un camino claro para la descarbonatación a través del uso de la electricidad. El horno híbrido es un gran paso en nuestro viaje hacia un envase climáticamente neutro, pero también seguimos invirtiendo en reciclado, mejorando las tecnologías y explorando otras soluciones (biomasa, hidrógeno, etc.).

En España, apoyamos plenamente el proyecto conjunto del “Horno del Futuro”, que representa un hito estratégico en el aseguramiento no sólo el futuro de la industria del vidrio, sino también de toda la cadena de valor (alimentos y bebidas, farmacia, cosmética y recicladores de vidrio) que depende de ella.

Hacemos un llamamiento a los decisores políticos y partes interesadas para que apoyen a la industria a llevar a cabo esta importantísima transición.

Más información: https://feve.org/about-glass/furnace-for-the-future/