Creación de riqueza y empleo

Además de los aspectos ambientales, la economía circular es generadora de riqueza y empleo. Impulsa la creación de empleos locales y no deslocalizables, directos, indirectos e inducidos, especialmente en aquellas regiones en las que se encuentran localizadas las industrias.

La industria vidriera se caracteriza por su estabilidad, también en el empleo, con un proceso de producción continuo cuyos beneficios se reparten más allá de las propias plantas. En concreto, la producción y comercialización de los envases de vidrio proporciona empleo directo a más de 3.000 personas, con una contratación indefinida que alcanzó el 93% y con 13 años de antigüedad media, duplicando la media nacional.

El impacto que la actividad de fabricación de envases de vidrio tiene sobre el empleo es mayor que únicamente los empleados que trabajan directamente en las plantas, ya que por cada puesto de trabajo directo, se generan alrededor de 1,7 empleos indirectos o inducidos en España.

El sector del vidrio en España es también importante en el desarrollo local; casi un 90% de las materias primas son de origen nacional, lo que no solo fomenta la economía de la zona sino que reduce el impacto asociado al transporte (generalmente por carretera), en forma de emisiones de CO2.

Se trata de ser conscientes de cuáles serán los retos de la sostenibilidad en el futuro y ser capaces de darles respuesta en el presente. A todo ello, la industria de fabricación de envases de vidrio está dispuesta a contribuir, impulsando el conocimiento adquirido con la experiencia y el firme compromiso con el medio ambiente.