UNIDOS POR EL SABOR:
FRIENDS OF GLASS DESVELA EL MAPA DE SABORES CON LAS PREFERENCIAS Y HÁBITOS DE CONSUMO DE LOS EUROPEOS

Categoria: Internacional

Un mapa que deja ver la variedad de preferencias de sabor en Europa así como la creciente importancia que le dan los consumidores

Más de 29.000 ciudadanos de 30 países europeos han participado en el último sondeo de Friends of Glass, plataforma con el objetivo de concienciar a los consumidores sobre los beneficios del vidrio como material de envasado. El estudio buscaba explorar las diferencias entre los consumidores europeos en cuanto a sus preferencias de sabor además de analizar cómo estas se ven influenciadas por la cultura que rodea a los ciudadanos.

“La elaboración del mapa de sabores europeo ha sido un éxito. El vidrio está muy presente en nuestra sociedad como material de envasado de alimentos y bebidas. Mediante este trabajo queríamos analizar si existen características del sabor particulares a cada región, algo que vaya más allá de los estereotipos habituales”. Señala Michael Delle Selve, Senior Manager de la Federación Europea de Envases de Vidrio (FEVE). “Hemos reunido a un panel de expertos de diferentes países, lo que nos ha permitido dibujar un mapa que identifica las principales preferencias de los consumidores respecto al sabor. Algunas de las preguntas formuladas analizan los hábitos de los consumidores a la hora de levantarse, determinar su condimento preferido o con qué comida concreta se identifican mejor”.

La iniciativa, llevada a cabo durante un periodo de 6 meses, ha permitido definir un mapa europeo caracterizado por sabores insípidos, distinguido por unos consumidores preocupados por incluir alimentos frescos y naturales en su cesta de la compra, entre otros muchos aspectos.

Guillermo Cruz, miembro del comité de expertos de Friends of Glass como representante de España y Mejor Sumiller de España en 2014 y candidato al Mejor Sumiller del Mundo en 2015 ha comentado: “Los paladares de los europeos han evolucionado. Como experto en vino, he podido detectar una evolución de sabores obvios y predominantes a toques más sutiles y delicados, lo mismo ha pasado con los alimentos. Creo que la iniciativa de Friends of Glass nos ha permitido a todos los europeos poder identificar no solo diferencias, también similitudes, entre los gustos de los distintos países. Nuestros gustos se están internacionalizando”.

Los resultados del Mapa de Sabores:

Insípido: El sabor predominante con importantes matices por regiones

La definición culinaria de insípido consta de “un sabor correspondiente con dietas ricas en cereales, legumbres y tomates”. Sería justo decir que el consumidor europeo ha madurado en cuanto a gustos se refiere, ampliando su apreciación de los matices, pero manteniendo una fuerte preferencia hacia los sabores tradicionales y naturales.

Las regiones de España como Castilla y León, Cataluña, Islas Baleares, Islas Canarias y las comunidades de Andalucía y Extremadura se suman a la tendencia europea de una dieta característica por un sabor “insípido” mientras que en la capital, se registra un sabor más “Dulce”, según un 20% de los encuestados.

Los resultados del estudio identificaban diferencias en las preferencias de sabor en función de la región. Tanto los alemanes como los ingleses se sienten identificados con la cerveza, los franceses con el vino, mientras que los españoles, al igual que los italianos, señalan al aceite de oliva como el producto que mejor representa a su país. En cuanto a la preferencia de bebidas en momentos de ocio, los franceses prefieren optar por un cóctel, los ingleses por un vino espumoso y los españoles se decantan por la cerveza, al igual que la mayoría de los europeos. En general, las especias son el condimento preferido de los europeos a la hora de cocinar, pero también aquí se aprecian diferencias por región. Mientras que una gran parte de las regiones españolas obedecen el hábito de cocinar con especias, el centro y la zona norte de la península prefiere alimentos más salados que especiados.

Además de las preferencias del sabor, el cuestionario también ha permitido analizar comportamientos de los consumidores europeos. Coincidiendo con la media europea, los españoles se definen a sí mismos como divertidos, mientras que los alemanes se consideran silenciosos, los croatas inocentes, los suizos reservados y los checos sarcásticos.

Tendencia hacia lo fresco y natural

Los hábitos de consumo tienen una gran influencia sobre el tipo de comida que se compra en los supermercados. Una gran mayoría de europeos prefiere ingredientes naturales y frescos a la hora de hacer la compra, mientras que otra gran parte de los consumidores prefiere elaborar una lista y ceñirse a lo imprescindible. De acuerdo con los resultados del estudio, los consumidores italianos muestran una mayor tendencia a buscar ofertas y descuentos especiales.

A la hora de definir su comportamiento en el supermercado, los españoles también parecen haberse sumado a la tendencia europea de adquirir ingredientes frescos y naturales. Sin embargo, los canarios y valencianos destacan más su hábito de acudir a la compra con el listado de productos imprescindibles.

Pasión por el aceite de oliva

Tanto para los españoles, como para los franceses, italianos y alemanes, el aceite de oliva se considera un producto fundamental en su cesta de la compra. Según revela un estudio de la Comisión Europea, ningún otro territorio compite con Europa como líder tanto en producción como en consumo de aceite de oliva. El continente produce el 73% de la producción global y consume el 66%.

Las botellas de vidrio añaden valor y atractivo al aceite de oliva convirtiéndose en un perfecto aliado especialmente a la hora de exportar. Además, los vidrios de color actúan como un filtro, protegiendo al aceite de oliva de la exposición a la luz.

Por otra parte, son varios los estudios que indican la creciente preferencia por el vidrio como material de envasado, principalmente por mantener los alimentos y bebidas frescos durante más tiempo y por ser un material que conserva de forma natural a los alimentos, sin interferir en su sabor y aroma.

El continente cafeinado

Una gran mayoría de europeos ha expresado su preferencia por consumir café a la hora de comenzar su rutina diaria, entre ellos, los españoles. Tampoco sorprende que sean los habitantes de Reino Unido e Irlanda aquellos que prefieren incorporar el té a su primera comida del día. La Federación Europea del Café calcula que la Unión Europea consume 2,5 millones de toneladas de café al año, convirtiéndose en el territorio de mayor consumo a nivel mundial. Según estudios realizados por Quartz y Euromonitor, 13 países europeos figuran entre el top 15 de países consumidores de café en el mundo. En mayor escala, entre los 80 países que más café consumen, 33 son europeos.

Sondeo de opinión:

Cómo nos vemos y cómo somos

Paralelamente a este trabajo en el que cada país define su sabor, la Asociación Nacional de Fabricantes de Envases de Vidrio (ANFEVI), ha realizado un sondeo a más de 1.000 consumidores para conocer cómo se ve desde España la relación entre los sabores y los países.

En base a esta percepción, se comprueban muchas similitudes con el mapa europeo, pero también algunas diferencias en las que es muy posible que los tópicos hayan jugado un importante papel.

Así, los españoles vemos el fresco y el salado como sabores más destacados para España, cuando en realidad nuestras respuestas en el estudio europeo en cuanto a hábitos de consumo y preferencias nos sitúan mucho más variados. Dulce, insípido, salado y amargo, en este orden, serían los sabores que predominan en nuestro país.

El caso de Alemania es bastante singular. Mientras que las respuestas de los alemanes en el mapa europeo los dibuja con una mezcla casi idéntica de insípido, dulce y amargo. Desde España vemos a este país como amargo y por detrás, muy alejado, insípido; el sabor dulce es prácticamente inexistente en nuestra percepción de la comida alemana.

Reino Unido se ve desde España como muy insípido y con muy poco de salado y dulce. Sin embargo los ingleses se sitúan a sí mismos con los sabores salado y dulce en segundo y tercer lugar, muy próximos al primero que es insípido.

Por lo que se refiere a Italia, se les ve como un país predominantemente fresco, con muy poquito, prácticamente nada de ácido, amargo e insípido. El mapa nos habla de un predominio dulce en el que el insípido y el salado cuentan también con un destacado peso.

En el caso de Francia, aún cuando hay diferencias cuantitativas, por lo que se refiere a las cualitativas hay una correspondencia exacta en cuanto a los dos sabores dominantes y su orden, dulce e insípido.